El soneto colombiano que Rocío Vélez de Piedrahita se sabía de memoria

Este artículo es un homenaje a la escritora Rocío Vélez de Piedrahita (1926-2019), una pensadora y narradora colombiana que dedicó toda su vida a las letras y al arte. Parte de la serie Leer un poema, una selección de poesía colombiana hecha en colaboración con los lectores. Participa recomendando la lectura de un poema colombiano.

La escritora antioqueña Rocío Vélez de Piedrahita fue una mujer de múltiples facetas. Apasionada por la escritura y por la música, esta prolífica artista compuso una extensa obra periodística y literaria en la que interpretó y reflexionó con pericia y humor sobre el alma popular del país.

Su carrera literaria inició en 1950, cuando comenzó a escribir una columna en el periódico antioqueño El Colombiano, columna que mantuvo durante más de sesenta años. También escribió para el periódico El Mundo y el Magazín de El Espectador. Además de ello, hizo parte de la Comisión de Paz durante el gobierno de Belisario Betancur y fue miembro correspondiente de la Academia Colombiana de la Lengua.

Al observar lo profuso de su obra –columnas, cuentos, novelas, ensayos, biografías–, uno se pregunta: ¿cómo consiguió esta mujer, madre de cinco hijos, escribir y crear tanto? ¿Cómo sacaba tiempo para, además, tocar a la perfección el piano y estudiar música?

libros rocio velez de piedrahita
Rocío Vélez de Piedrahita publicó más de diez obras, entre ellas están: Entre nos (1959 y 1973); El hombre, la mujer y la vaca (1960); El pacto de las dos rosas (1962); La tercera generación (1963); La cisterna (1971); La guaca (1977); Comentarios sobre la vida y la obra de algunos autores colombianos (1977); El terrateniente (1980); Por los caminos del sur (1991); Guía de literatura infantil (1983); Literatura en la Colonia: de Rodríguez Freile a Francisco José de Caldas (1994); El sietecueros de Lía (1994) y Muellemente tendida en la llanura.

Sobre el tema de sus libros y columnas, la académica María Mercedes ]aramillo, autora del ensayo Rocío Vélez de Piedrahíta: la de/construcción de los valores tradicionales antioqueños, parte del libro Escritoras colombianas del siglo XX (1995) dice que esta escritora “idealiza en sus novelas Terrateniente y La tercera generación al patriarca y realizador de la colonización antioqueña. Sin embargo, en sus Cuentos desagradables, así como en La cisterna y Por los caminos del sur, deja entrever los problemas familiares que resquebrajan la solidez de ese mismo mundo y, en especial, los que enajenan a la mujer”.

Como contó Maria Teresa Uribe en la biografía autorizada de Rocío Vélez de Piedrahita, durante el tiempo que escribió su columna quincenal en El Colombiano, tuvo experiencias contradictorias. A veces, cuando escribía sobre un tema político de máxima actualidad y esperaba que los lectores tuvieran una determinada reacción, no sucedía nada. En cambio, cuando escribió sobre un hipopótamo que se fugó de los predios de la hacienda Nápoles del narcotraficante Pablo Escobar, constituyendo un peligro para los pueblos vecinos, recibió de algunos lectores una carga de agresiones desaforada.

A la par de la escritura, Rocío Vélez de Piedrahita era un lectora consagrada. La autora Maria Teresa Uribe comentó en su biografía que entre sus poetas colombianos preferidos estaban Guillermo Valencia, Porfirio Barba Jacob y José Eustasio Rivera. El poema Cantadora sencilla se lo sabía de memoria.

jose eustasio rivera diario de paz
Además de poesía, José Eustasio Rivera escribió dos novelas: Tierra de promisión (1921) y La Vorágine (1928). En este enlace puedes leer otros poemas suyos.

El lunes 28 de enero de 2019, a los 92 años de edad, Rocío Vélez de Piedrahita falleció en Medellín. En esta corta semblanza del programa Mujeres sin miedo, producida por la Gobernación de Antioquia en el año 2013, queda la voz de una autora que enfrentó muchos retos para dar a conocer sus obras y para hacer que la gente se interesara en sus libros. Una voz que hoy, después de todo, permanece en la historia del país como un referente de las letras colombianas escritas por mujeres; un ejemplo de perseverancia,  sabiduría y solidaridad con el conocimiento.

Sigue leyendo-3

Artículos similares en Diario de Paz Colombia:

Escrito por

En Diario de Paz Colombia pensamos al país de manera constructiva. Difundimos textos que invitan a conocer y a reflexionar sobre la realidad nacional y que, desde diversas áreas y perspectivas, promueven una cultura de paz. ¡Escribe con nosotros!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.