Cómo escribir mi tesis de maestría es una manera de aportar a la construcción de paz en Colombia. Tema: Víctimas que escriben sus testimonios

Estudiar una maestría en Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Arizona me ha llevado a explorar la historia del conflicto armado colombiano desde diversos ángulos. No sólo me he tenido que sentar a estudiar con juicio los por qués de las violencias, sino que me he acercado a uno de los géneros literarios que, en tiempos de construcción de memoria histórica y construcción de paz, puede ser revelador: el testimonio.

Antes de compartir los avances de mi proyecto de investigación, debería contar que tres días antes de dar a luz a mi segundo hijo, me presenté a la maestría en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Arizona. Es un chiste en mi casa decir que presentarme a la maestría me indujo el parto. Ocho años atrás me había graduado como periodista en la Universidad de Antioquia y, desde entonces, me había dejado llevar por el remolino de la vida profesional que me llevó de una alcaldía en un pueblo antioqueño a un canal de televisión en Bogotá.

No voy a resumir ahora cómo fue que acabé echando raíces en Tucson, en el desierto de Sonora; ni cómo a fuerza de quejumbres y vértigo terminé familiarizándome con el inglés. El hecho es que una tarde cualquiera, cuando ya mi hijo tenía seis meses de nacido, me llegó la hora de tomar un tren y llegar sola a la inducción de estudiantes de maestría en la Universidad.

Sin tener del todo claro por qué estaba ahí, era un hecho que por los próximos dos años al menos, estaría rodeada de libros y maestros, y que poco a poco encontraría la razón que me llevó allí.

La elección de un tema transversal a mi historia y a la de mi país

Como la mayoría de los colombianos sabemos, entre 1956 y 2016, el conflicto armado ha dejado más de ocho millones de víctimas. Yo nací en 1983 y me gradué como periodista en 2008. Aunque sin impactos directos, he vivido toda mi vida en medio de la guerra.

En ese contexto aprendí a amar la literatura, y me interesé siempre por géneros testimoniales como la autobiografía, los diarios personales, las epístolas, las memorias. Yo misma escribo mi diario desde los diecisiete años.

Así que juntando todo eso, encontré mi tema de tesis. Este fue el título que le puse a mi proyecto: Sufro, luego escribo. De qué manera la escritura testimonial ayuda a las víctimas del conflicto armado colombiano a sobrellevar sus traumas o elaborar sus duelos. En este otro escrito describo más por qué estudio lo que estudio.

Después de varios años por fuera de Colombia, en junio de 2017 regresé a Medellín. Gracias a la Fundación Tinker de los Estados Unidos, recibí una beca para hacer mi trabajo de campo durante ocho semanas. Al mismo tiempo recibí una beca de la Universidad de Antioquia para hacer un curso de verano llamado: La construcción de paz en Colombia: retos para un país fragmentado.

Esto fue lo que pasó durante mi trabajo de campo:

Recorrí Medellín buscando a un grupo de víctimas que participaron en una serie de talleres de escritura creativa que realizó la Alcaldía de Medellín entre 2006 y 2010. Los talleres se llamaban “De su puño y letra”, y convocaron a unas setenta víctimas de muy diversos crímenes para que se reunieran por varias semanas. Guiados por periodistas y escritores, ellos mismos contaron su historia. De esos talleres se publicaron tres libros: Jamás olvidaré tu nombre, El cielo no me abandona y Donde pisé aún crece la hierba.

Como las bases de datos estaban desactualizadas, encontré unos veinte participantes y conversé con quienes crearon y facilitaron ese proyecto, profesores y estudiantes de periodismo de la Universidad de Antioquia. Encontré madres a quienes les desaparecieron sus hijos, campesinos que pisaron minas antipersonal y perdieron una pierna, familiares de civiles inocentes asesinados, personas desplazadas del campo, quienes aún añoran regresar… Les pregunté por qué decidieron participar en estos talleres de escritura. Qué significó para ellos escribir sus historias. Si de algún modo el acto de escribir los llevó a superar sus dolores, traumas o duelos.

Supuestamente, antes de salir al terreno, uno debe tener una lista de preguntas por resolver. El problema es que estando en el terreno las preguntas se multiplican. 

Pero bueno, eso está bien y en vez de confundirme, me alienta. Si tuviera que concluir, por ahora, diría que me convencí de que es tan necesario estudiar en profundidad las causas de nuestras conflictividades, como propiciar escenarios que permitan que las víctimas puedan seguir adelante con sus vidas, y que sus historias tengan un lugar en la memoria histórica que estamos todos llamados a construir como sociedad.

Como un respiro mientras escribo mi tesis, espero seguir abordando estos temas y compartiendo mis investigaciones con ustedes a través de Diario de Paz. Gracias por su lectura y aportes.

Participa del Especial Colombianos estudiando posgrados en el exterior

Escrito por

Periodista, escritora y editora colombiana. Co-fundadora de Diario de Paz Colombia. Estudiante de maestría en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Arizona.

Un comentario sobre “Cómo escribir mi tesis de maestría es una manera de aportar a la construcción de paz en Colombia. Tema: Víctimas que escriben sus testimonios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.