Confianza, la clave del movimiento político Estamos Listas en Medellín

En el actual Concejo de Medellín solo 5 de 21 concejales son mujeres. Para transformar esta brecha surgió un movimiento político que ha generado mucha inquietud y expectativa en la ciudad y el país. Compartimos las voces y visiones de tres mujeres que nos cuentan por qué decidieron unirse a este movimiento y cómo han ido logrando sumar a muchas más.

Estamos Listas (@Listasparagobernar) es un grupo conformado por más de 2.000 mujeres de Medellín reunidas, en principio, por un objetivo común: alcanzar siete curules en el Concejo de Medellín en las elecciones locales del 27 de octubre de este año.

Entre otros puntos, como afirman en una de sus publicaciones en Facebook, lo que buscan es “representar una agenda política en el Concejo que defienda la vida y la democracia, el liderazgo y el trabajo de mujeres en toda su diversidad. Una ciudad y unos hogares libres de violencia para las niñas y los niños”.

Estamos Listas movimiento Medellin
Un concejo municipal es una corporación elegida por voto popular, cuya función principal es ejercer control político sobre la administración municipal. Las mujeres de Estamos Listas buscan alcanzar siete curules en el Concejo de Medellín este año. Su pañoleta distintiva es una búha que sobrevuela la ciudad.

En una estrategia de difusión voz a voz, este movimiento ha crecido cada día a través de la confianza que se va generando entre ellas. Aquí, “una mujer invita a otra en quien confía y ésta acepta porque confía en quien las invitó: amigas, compañeras de estudio, familiares, vecinas”. Esta descripción, multiplicada a través de hilos en Twitter, muestra cómo están creando círculos de confianza que, a la vez, son las bases de lo que consideran un “tejido de ciudadanas”.

Lo que se destaca de este movimiento colectivo y colaborativo es que representa una manera alternativa de hacer política en Antioquia. Sus integrantes no pertenecen a ningún partido político y el crecimiento que ha tenido la idea inicial se lo deben al compromiso de cada una de las mujeres que deciden inscribirse. En este caso, la apatía que generalmente caracteriza a muchos jóvenes frente a asuntos electorales, se está haciendo a un lado.

Sobre las razones detrás de su participación, conversamos con tres mujeres que se pusieron la pañoleta distintiva del movimiento y afirman con convicción: “Estamos Listas”.

Estamos Listas-medellin
Maritza Sánchez, Laura Rico y Gloria Elena Castaño, acompañada de una de las abuelas del movimiento Estamos Listas, de Medellín. Fotos: cortesía

Maritza Sánchez: Adiós a la apatía política

Para Maritza Sánchez, comunicadora social de la Universidad de Antioquia y creadora de Ancestra, Estamos Listas le ha permitido sentirse, por primera vez en su vida, identificada con un movimiento político que pueda representarla en el Concejo de Medellín.

Maritza supo de este proyecto en marzo de 2018, cuando apenas se estaban creando las bases del movimiento. Dice que de entrada sintió confianza “por la clase de mujeres que estaban abriendo la conversación y por el tono diferencial que le estaban imprimiendo a las bases fundacionales”.

De esas bases, establecidas en un manifiesto de siete puntos, Maritza destaca un principio para ella fundamental: hacer política de manera inversa a como lo hacen la mayoría de los partidos políticos.“Cuando empecé a escuchar de Estamos Listas sentí mucha afinidad aunque todavía nadie sabía muy bien cómo ni de qué forma constitucional legal iba a empezar a desarrollarse ese movimiento”, cuenta Maritza. Aún así, con todo por construir, en las primeras conversaciones ella ya sentía sinceridad y transparencia.

De marzo a septiembre de 2018, Maritza cuenta que el movimiento empezó a organizarse a partir de círculos de confianza. Esta estrategia ha sido clave en su crecimiento pues ya ha hecho que muchas mujeres, como Maritza, se sigan enamorando de la propuesta, al punto de inscribirse y participar activamente.

Después de vivir por un tiempo en Ecuador, trabajando con el colectivo Sentimos diverso, Maritza decidió regresar a Medellín atraída por la posibilidad de inscribirse en Estamos Listas. Tomó la decisión pues sentía una responsabilidad política como mujer frente a lo que pasaba en el país: “el plebiscito, las circunstancias gubernamentales, el asesinato a líderes sociales y el recorte de derechos”. Afirma:

“Estamos Listas tiene mucho que ver con cercanía, con voz a voz, con conocernos y reconocernos como mujeres con capacidad de participación. Eso es muy difícil que pase sólo a escala digital; por eso decidí volver a Colombia”.

Laura Rico: Otra ciudad es posible

Laura Rico es madre de una niña de cinco años, comunicadora audiovisual, y trabaja en temas de promoción de derechos humanos y construcción de paz desde hace más de veinte años. A finales de 2018 se unió a Estamos Listas, convencida de que otra ciudad es posible. Dice: “Me sume porque sentí mucha honestidad en sus premisas y mucha claridad. Siento que aunque es un movimiento que parte de esa magia, de esa creatividad y estética femeninas, es un movimiento claro, riguroso, que plantea propuestas acordes a los momentos que vive la ciudad”.

Para ella, no se trata sólo de un hecho esperanzador sino de la posibilidad real de que la suma de la experiencia de diferentes mujeres contribuyan, desde el Concejo de Medellín, al mejoramiento de la ciudad y lograr, como ella misma dice, “una ciudad más amorosa, más respetuosa y que defienda la vida en todas sus expresiones”.

Así como Laura, cada persona que se inscribe a Estamos Listas debe crear su propio círculo e invitar a otras mujeres a ser parte del movimiento. Actualmente el círculo de confianza de Laura está conformado por 42 mujeres de diversos orígenes, profesiones y oficios.

“Estoy conectada con mujeres desde la realización audiovisual, desde el teatro, la fotografía, las comunicaciones, la arquitectura, desde nuestras labores de cuidado en casa, muchas madres, estudiantes. Sí, mujeres diversas que desde distintas aristas vienen trabajando y están seguras y convencidas de que otra ciudad es posible”, dice Laura.

Como las mujeres que conforman su círculo, Laura se unió a Estamos Listas porque confiaba en las primeras mujeres que le hablaron del movimiento, a muchas de las cuales había visto ya trabajando por la ciudad. Hoy, la red que se teje entre las mujeres  se aprecia en la cotidianidad, cuando, como describe Laura, se encuentra con otra mujer en la calle que lleva la pañoleta e inmediatamente hay un sentimiento de afinidad y cercanía.

“Ahora es súper hermoso y mágico vernos a la cara y reconocernos en nuestros pañuelos, en nuestras buhas vigilantes que siempre llevamos en la mano, o en la cartera, o en la mochila, o en el cuello, o muchas en la cabeza. Entonces nos vemos, hay una sonrisa de oreja a oreja y un saludo súper poderoso que es como: ¿Estamos listas, sí o qué? ¿Una cerveza, nos tomamos un café? Es un tejido todo bonito de relaciones con las mujeres en la ciudad”, concluye Laura.

Gloria Elena Castaño: Bienvenida a la palabra poder

Para Gloria Elena Castaño, coordinadora e investigadora la Red Feminista Antimilitarista de Medellín, las razones para unirse a Estamos Listas están relacionadas con el trabajo que, desde 1997, realiza como activista desde la perspectiva de la no violencia.

“Después de la pérdida del plebiscito y posteriormente con el auge de creatividad que se movió en torno a una campaña de la Colombia Humana, me quedaron dos sensaciones, la primera es que no es cierto que todo en Medellín sea odio, rencor, conservadurismo. Segundo, que mucha personas, principalmente mujeres y hombres jóvenes, estaban esperando tener propuestas bellas, esperanzadoras y con narrativas que enuncian victorias y no sólo derrotas”, afirma Gloria Elena.

Este contexto la entusiasmó y le mostró que la política no tenía por qué seguir siendo un asunto marginal para mujeres que, como ella, le apuestan a la paz. “Desde los 16 años ingresé a grupos de mujeres, primero en mi barrio y, posteriormente,  en una organización. Durante 20 años, la política estuvo como algo marginal, a veces me entusiasmaba e intentaba hacer campaña, pero muchas de estas campañas estaban alrededor siempre de una persona, hombre casi siempre, y allí el ego podía más que aquel sueño mío de rescatar la política para el bien público”, cuenta Gloria, quien destaca que la diferencia ahora es que la palabra poder ya hace parte de las conversaciones colectivas de mujeres.

Para Gloria, Estamos Listas “se convierte hoy en la posibilidad de tener en una sola propuesta la belleza, la ética, la construcción colectiva, el reto de hacer de la democracia un asunto público y más de las mujeres. De saber de nuestro poder, de dejar de temer al poder y aspirar a ganar”.

Su sueño y el de las más de 2.000 mujeres que componen el movimiento, es que el 52 por ciento de la población –es decir, las mujeres–, puedan materializar propuestas que en la cotidianidad son una realidad: el amor, el trabajo colectivo, el cuidado, el tejer relaciones, el buscar proteger la vida.

Sigue leyendo-2

Para estar conectado con el movimiento Estamos Listas, puedes seguirlas en FacebookTwitter. Fotos: cortesía Estamos Listas.

Artículos similares en Diario de Paz Colombia:

Escrito por

Periodista, dramaturgia y magíster en hermenéutica literaria que suele pintar. Lectora y actual estudiante de un doctorado en filosofía.

Un comentario sobre “Confianza, la clave del movimiento político Estamos Listas en Medellín

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.