El Club de Lectura como pretexto de aprendizaje. Testimonios que inspiran desde La Argentina, Huila

Algunos docentes en Colombia están incorporando el reto lector 10 libros en 2020 en sus aulas de clase. En este artículo, desde la Institución Educativa Betania en el municipio de La Argentina, Huila, compartimos la mirada del profesor Cristian Silva Trujillo, y de uno de sus estudiantes, Steven Andrés Quina Muñoz, quienes comparten su experiencia leyendo la novela La casa grande y el impacto de esta iniciativa en su comunidad. Si no lo has hecho, aquí puedes inscribirte al Club de Lectura Virtual.

La mirada del maestro

Por Cristian Silva Trujillo

Desde el día que decidí estudiar literatura, y volver mi gusto por los libros una profesión y un estilo de vida, este viaje por diversos mundos no ha parado. Fui creciendo rodeado de árboles, ríos, animales, historias de tradición oral, textos escritos y mucho, mucho aire puro. Amo el campo y creo que por eso siento que debo retribuir mi formación profesional a él.

© Diariodepazcol(22)

Soy docente de literatura hace once años, y nueve de ellos he estado aportando a la formación de chicos del sector rural del departamento del Huila, Colombia. Adoro enseñar. Me encanta el hecho de poder transmitir mi pasión por los libros; me hipnotiza ver rostros de jóvenes sonrientes tras haber encontrado, en algún libro, un conocimiento, una enseñanza, o simplemente una nueva forma de ver su mundo.

Descubrí el Club de Lectura Virtual de Diario de Paz Colombia gracias a la invitación de una prima querida que es docente también. Miré el proyecto, me inscribí y empezó mi mente a planear estrategias para hacer de esta iniciativa algo significativo en la formación de mis estudiantes.

Lo primero que hice fue llegar a la oficina de mi rector con cara de que algo nuevo y genial tenía por contarle. Y así fue, lo motivé tanto con la idea que recibí una frase reconfortante: “cuente con mi apoyo para lo que necesite”. Fue tal mi fuerza argumentativa y la efectiva forma de persuadirlo, que en reunión con todos los docentes socializó el trabajo e hizo una invitación para estar prestos a colaborar y a vincularse en el proyecto.

Inicié con pie derecho. Ahora seguía una parte que me encanta: contarles a mis estudiantes del grado once esta nueva forma de lectura y la posibilidad de utilizar estrategias innovadoras para encontrar conocimiento. Claro que el trabajo era mayor; debíamos seguir con nuestra programación de literatura universal, leer en paralelo a autores clásicos como Homero o Shakespeare y, para comenzar con el reto, a escritores colombianos José Eustasio Rivera, Álvaro Cepeda Samudio, Albalucía Ángel, entre otros.

No esperaba nada distinto de mis estudiantes, siempre confío en ellos. La expresión en sus rostros los decía todo. ¡Logré contagiarles mi alegría! En seguida surgieron toda clase de estrategias de solución para lograr la participación de todos; debíamos garantizar que cada estudiante tuviera el texto, y como no todos pudieron comprarlo en físico, logramos encontrar en el mundo digital la posibilidad de descarga gratuita y sin violar ninguna norma de derechos de autor. Para entonces, quedaba solo gozarnos la experiencia.

Lo siguiente que hicimos fue empezar la lectura; la iniciamos en clase, en la voz del profesor, haciendo pausas, comentarios y cerciorándome de que todos los chicos quedaran atrapados. Así fue, nos gozamos cada plenaria y me asombraba la forma como los jóvenes lograban un desmonte preciso y muchas veces subjetivo de la lectura, sin esperar una nota académica a cambio. La lectura se hacía por gusto, por convicción, no por un 5.0., y yo no podía estar más feliz. El viaje había arrancado y ahora solo quedaba pilotearlo por el sendero correcto y tener un buen arribo.

Para la participación de los encuentros en vivo a través de YouTube de Diario de Paz, los que teníamos acceso a Internet estábamos presentes. Llenábamos el chat de comentarios valiosos que demostraban nuestro compromiso con esta iniciativa. Para la siguiente clase de literatura, mi estrategia era proyectar el video del encuentro, ya guardado en YouTube, y entonces entre todos hacíamos nuestro propio chat en el salón de clase. Cada vez veía a mis estudiantes más conectados con el proyecto y con las historias. Pero faltaba una parte importante.

Al finalizar un libro lo que hacíamos era una lluvia de diversos textos producidos por los chicos donde dejaban en evidencia sus más íntimas impresiones de lo leído. Poner los escritos a consideración de todos producía un respiro, un descanso, porque llegábamos así al final de un primer proceso. Pero era solo una pausa, pues ya teníamos en nuestras manos el siguiente libro.

Hoy (abril de 2020), luego de haber terminado los dos primeros libros, de habernos convulsionado con la explotación del caucho, y haber encontrado en el personaje de La vorágine Arturo Cova el rostro y cosmovisión de José Eustasio Rivera, de habernos conmovido con la masacre de los jornaleros en La casa grande, de haber participado en un encuentro en vivo junto con mi estudiante Laura Camila Medina, luego de recibir diversos mensajes venidos de distintas partes del mundo y con una gran carga de amor, luego de saber que con esta idea estamos aportando a la educación y al país en general y luego de tener en nuestras manos la obra de Albalucía Ángel, solo queda por decir que seguimos comprometidos con Diario de Paz Colombia y con la literatura y expectantes de lo que está por venir.

evento youtube la casa grande.png
El segundo encuentro virtual de lectores está disponible en YouTube

En lo personal, deseo seguir amando con mi alma la periferia, esa Colombia un poco olvidada, pero cargada de gente con un profundo sentido de humildad y humanidad; gente honesta y sonriente que siembre busca el bienestar colectivo.

Espero tener por siempre este compromiso con lo que amo: formar a jóvenes a través del mundo de los libros; me esforzaré por formarme para ser mejor y darles lo mejor. Estoy convencido de que lo merecen.

La mirada del estudiante

© Diariodepazcol(24).png

Soy Steven Andrés Quina Muñoz, estudiante de la Institución Educativa Betania del municipio de La Argentina. Mis compañeros y yo nos enteramos del Club de Lectura gracias al profesor de literatura Cristián Silva Trujillo, lo cual nos pareció interesante y todos decidimos entrar al reto 10 libros en 2020.

Siempre me ha parecido entretenido leer, pues no hay mejor pasatiempo que este, pero es mucho mejor en este Club de Lectura, puesto que tanto mis compañeros de clase como yo hemos podido aportar opiniones sobre los libros que leemos cada mes en los encuentros en vivo y en los medios digitales, y así tener un conocimiento más a fondo sobre los contextos y situaciones que expresan los autores en sus escritos.

En nuestro salón de clases siempre buscamos la manera de conseguir los textos, ya sea en digital o en físico, de tal manera que cada uno pueda hacer su lectura. A medida que vamos avanzando en la historia, compartimos nuestras dudas y opiniones con nuestro profesor de literatura en plenaria y entre todos reforzamos los planteamientos que cada uno tiene sobre el libro.

Para finales de marzo, la mayoría de estudiantes terminamos la lectura de la novelaLa casa grande, libro que nos cautivó pues su autor nos acogió con su forma tan detallada de narrar los acontecimientos. Aprendimos que el contexto de la obra está marcado por un hecho histórico, la Masacre de las Bananeras, ocurrido en nuestro país en 1928. Más allá de ese hecho, el autor nos dio su visión sobre esta parte triste de nuestra historia, así como la proyección de distintos valores y antivalores reflejados en ese momento y con una absoluta vigencia en la actualidad.

Cada vez que terminamos un libro, cada vez que conocemos gente nueva, cada vez que nuestra visión del mundo crece, queremos más; más libros para leer y para compartir. Esta experiencia ha hecho que nuestro gusto por la lectura tenga un nuevo sentido; nos motiva el hecho de que son muchos los libros que leeremos este año en el Club, por lo tanto sabemos que tendremos vivencias que siempre recordaremos.

Además de esto, hemos establecido un contacto especial con los estudiantes del Instituto Técnico Agropecuario Guavatá, en el departamento de Santander, Colombia, quienes también entraron a este reto lector. Ahora mismo hemos creado un grupo de WhatsApp para intercambiar opiniones acerca de cada libro entre los estudiantes de la profesora Carmen, en Santander y nosotros acá en La Argentina, Huila. La experiencia ha sido fantástica. Aprendemos mucho del otro y esperamos fortalecer lazos de amistad y conocimiento.

chat.png

Sé que ésta actividad que propuso Diario de Paz Colombia cambiará la vida de muchas personas, jóvenes y adultos, debido a que hará que se motiven a leer y se enamoren de los libros, pues no hay duda de que podemos conocer el mundo por medio de la imaginación que genera la lectura, somos capaces de pertenecer a un lugar o comunidad a la que el mismo texto nos hace acceder.

Al igual, sería estupendo que se sigan sumando más personas a esta bella comunidad de lectores, pues esto ocasionaría un efecto positivo en la sociedad. Mis compañeros y yo estamos motivados a seguir con este reto y dispuestos a proponer las mejores discusiones a través argumentos. Queremos conocer mucha gente y seguir sumando experiencias a nuestra corta pero nutrida vida. Queremos dejar en alto el nombre de nuestra Institución Educativa Betania. Queremos seguir leyendo y ya nunca más detenernos.

sigue-leyendo-2-3

Sobre los autores: Cristian Silva Trujillo es licenciado en Literatura y lengua Castellana de la Universidad Surcolombiana; Magister en Sicología Educativa de la Universidad Nacional de Panamá. Steven Andrés Quina Muñoz es estudiante del grado once de la Institución Educativa Betania en el municipio de La Argentina, Huila, Colombia.

Lee también: Así ha sido la experiencia de lectura de los estudiantes en el municipio de Guavatá, Santander.

Más artículos sobre la obra de Álvaro Cepeda Samudio:

Lee también: ¿Por qué creamos un Club de Lectura Virtual? Las razones detrás de esta iniciativa.

Si no lo has hecho, aquí puedes inscribirte al Club. Anima a más lectores a unirse y ¡que te rinda la lectura!

CLUB DE LECTURA DIARIO DE PAZ COLOMBIA

 

Escrito por

En Diario de Paz Colombia pensamos al país de manera constructiva. Difundimos textos que invitan a conocer y a reflexionar sobre la realidad nacional y que, desde diversas áreas y perspectivas, promueven una cultura de paz. ¡Escribe con nosotros!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .