Qué significa “Pedagogía para la paz”. Apuntes para la reflexión en Colombia

¿Qué podemos entender por “Pedagogía para la paz”? El siguiente es un fragmento del libro Educación para la paz: una pedagogía para consolidar la democracia social y participativa. Aquí, los académicos colombianos Héctor Fabio Ospina y Sara Victoria Alvarado ofrecen algunos puntos clave para comprender este concepto. Un lectura agradable y de mucha utilidad. [Lee también Educar para la paz según María Montessori].

Hablar de una Pedagogía para la Paz es enfrentarnos a una problemática central en el momento histórico del conflicto por el que atraviesa Colombia y otros países. Se trata de sentar unas bases que nos permitan encontrar alternativas a las condiciones presentes, de tal manera que podamos entre los colombianos y latinoamericanos construir formas de convivencia que conduzcan a una sociedad justa y humana. Una pedagogía que no se pregunte por educar para la paz está descontextuada de los asuntos más significativos y relevantes del mundo actual.

Una pedagogía para la paz se inscribe en el contexto colombiano y latinoamericano para lo cual requiere organizarse en perspectiva de: formación de hombre, formación social y construcción de sociedad, desarrollo de educación alternativa, construcción de conocimientos, desarrollo humano, y principios pedagógicos y metodológicos que lo sustenten.

En perspectiva de formación de hombre, una pedagogía para la paz se orienta a formar personas capaces de comportarse cada vez más como seres humanos, se dirige a que cada uno sea sí mismo, se orienta a que se esté en condiciones de reconocer a las otras personas como distintas; forma seres humanos como pertenecientes a un grupo, a un colectivo, capaces de relacionarse e interactuar con los demás.

Somos personas gracias a que los demás son personas diferentes, somos seres humanos que nos pertenecemos a la especie. La pedagogía para la paz forma al hombre como ser político, interesado por el bien común, preocupado y participante en los asuntos públicos del Estado, preocupado por las cuestiones sociales, que pertenecen a todos.

En perspectiva de formación social y construcción de sociedad, una pedagogía para la paz enseña que las relaciones entre los seres humanos en las diferentes épocas de la historia y del desarrollo de la vida han estado medidas por las contradicciones y por el conflicto; y en esa situación es posible que el ser humano cree condiciones que le permitan  ir superando diferencias sociales que hacen menos humano el vivir, siendo real que no se resuelven las contradicciones y conflictos totalmente, lo cual da pie a nuevas resoluciones.

Una pedagogía de paz trabaja por la superación paulatina de las dominaciones que se dan de unos hombres y mujeres a otros y otras; busca superar poco a poco la manipulación de unos seres humanos en relación con otros, aspectos que forman parte de la guerra y la volencia entre los colombianos y los habitantes de otros países. Esta pedagogía pretende consolidar una democracia social participativa, en la que tengan cabida todos los habitantes, así piensen, crean y tengan orientaciones distintas.

Esta pedagogía pretende consolidar una democracia social participativa, en la que tengan cabida todos los habitantes, así piensen, crean y tengan orientaciones distintas.

Esta propuesta pedagógica pretende que la participación en los bienes sociales, y en la economía abarque cada vez a más amplios sectores que han sido sumidos en una mayor pobreza como consecuencia de las actuales políticas neoliberales de apertura de mercados, que han profundizado de manera inhumanamente perversa y con daños irreparables la inequidad entre los seres humanos a nivel mundial.

En perspectiva de construcción de educación y cultura alternativas, las propuestas pedagógicas para la construcción de paz se pueden presentar desde una educación abierta al cambio, a la transformación social, económica y política que se requiere. Educación que contribuya a la formación de “ser más persona” por encima de una formación orientada a que las personas pongan su sentido de ser en tener más objetos, en acumular más. Se propone una educación para mejorar las condiciones de vida de la mayoría de la población, que tenga como criterio de excelencia, el mejor vivir de todos, sin exclusiones.

Esta propuesta educativa debe contribuir a superar paulatinamente la dominación de sexos aceptada socialmente, las odiosas pretensiones del machismo y del hembrismo, las diferencias sociales que alimenta la educación, el racismo tan hondo en la cultura. Propone acabar con los duros autoritarismos socialmente aceptados y los deseos de ideologías totalizantes que impiden a los seres humanos pensar y decidir por sí mismos.

En construcción de conocimientos, la educación propuesta establece un diálogo de saberes, en el cual se controlan las hegemonías dominantes, y se permite que afloren los pensamientos alternativos que han sido excluidos por años. El diálogo contribuye a enriquecer los planteamientos, los puntos de vista de los diferentes grupos humanos a la luz de los avances que la ciencia ha ido consolidando.

En perspectiva de desarrollo humano, esta educación contribuye a que se dé en las personas un desarrollo integral e integrado en las distintas esferas: en lo cognoscitivo e intelectual, afectivo, erótico y emocional, desarrollo físico, ético y de valores, socialización, trabajo y producción, juego y lúdica, en lo político, estética y gusto por lo bello.

La pedagogía de la paz propone que las condiciones y los espacios sean educativos. El campo y la ciudad son educadores, los movimientos cívicos de pobladores educan; se propugna por una formación de ética ciudadana que genere nuevas relaciones, para la solución no violenta y negociación de los conflictos. Formación cívica para la construcción de democracia y formación ciudadana para la participación política y social.

sigue-leyendo-2

El libro Educación para la paz: una pedagogía para consolidar la democracia social y participativa fue publicado en 1999 por la Cooperativa Editoral Magisterio.

Esta pedagogía pretende consolidar una democracia social participativa, en la que tengan cabida todos los habitantes, así piensen, crean y tengan orientaciones distintas.(1).png

Artículos similares en Diario de Paz Colombia:

Escrito por

En Diario de Paz Colombia pensamos al país de manera constructiva. Difundimos textos que invitan a conocer y a reflexionar sobre la realidad nacional y que, desde diversas áreas y perspectivas, promueven una cultura de paz. ¡Escribe con nosotros!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.